• Info@irlandaingles.com | +3530852208869

Estudiantes en Irlanda: manual de supervivencia para vivir y disfrutar

1024 576 Kenay

Si ya te has decidido a viajar a Irlanda como estudiante, una de las primeras cosas que debes tener claro es que no es un país barato si lo comparamos con España. Por eso te dejamos una serie de recomendaciones para que disfrutes al máximo tu estancia sin que te duela el bolsillo.

Lo primero, consigue tu Carné de Estudiante Internacional (https://www.isic.es). Si eres menor de 30 años podrás beneficiarte de muchos descuentos en tiendas, ocio, transportes, restaurantes etc. Además, te permite la opción de suscribir un seguro por semanas o meses según vaya a ser tu estancia. En el siguiente post puedes encontrar más información sobre la tarjeta ISIC (link al post).

Alojarse en Irlanda

Los alojamientos en Irlanda suelen estar muy solicitados y sus precios varían mucho en función de donde estén ubicados. Si prefieres alquilar un piso individual ten en cuenta que Dublín es la ciudad más cara para hacerlo ya que el precio medio ronda los 1.900 euros. Según el portal Daft.ie (http://www.daft.ie/report) hay localidades más económicas como Leitrim (545 euros), Donegal (594 euros) o Roscommon y Longford que ofrecen viviendas a 628 euros mensuales.
Si te has decidido a alquilar una habitación, el precio puede oscilar entre los 654 euros en Dublín o los 317 en Galway. Si prefieres Cork, Limerick o Waterford puedes encontrar este tipo de alojamiento por entre 300 y 450 euros mensuales. Ten en cuenta que el precio puede variar si la habitación es doble o individual. ¡Importante!, ponte de acuerdo con tus compañeros sobre lo que incluye el alquiler: en Irlanda gastos como la luz, electricidad, agua o calefacción se cobran a parte.
Si todavía no tienes claro en qué zona quieres vivir o qué tipo de alojamiento es el mejor para ti, te proponemos los hostels o albergues como una buena opción para hacerte con la ciudad y encontrar algo que se adapte a tus necesidades. Existe una amplia red de hostels repartidos por todas las ciudades, la gran mayoría de ellos muy céntricos y bien comunicados, que ofrecen habitaciones privadas o compartidas por alrededor de 15 euros la noche.

Cerveza irlandesa

Y como no todo puede ser estudiar, ¿hay algo más irlandés que reunirse al final de la jornada con tus compañeros en un pub? En Irlanda la cerveza es mucho más que una tradición. Por eso es conveniente que aprendas a diferenciar (y apreciar) sus diferentes colores y sabores.
– Entre las negras la más famosa, pero no por ello la única, es la Guinness . ¡Conoce marcas como Murphy´s, muy típica de Cork, o Beamish!
– Las rojas son de sabor más suave que la anteriores. No te vayas sin probar Kilkenny o Murphy´s Red.
– Y, finalmente, las rubias, de sabor más afrutado, y entre las que podemos destacar marcas como Harp.
En Irlanda, una pinta equivale a 568 cl (es decir, algo más de medio litro) y su precio para cervezas nacionales suele rondar los 5 euros, exactamente lo mismo que pagarías por 33cl de una importada. ¡Ten en cuenta que estos precios pueden incrementarse en los pubs más turísticos como el Temple Bar de Dublín!

¿Y qué comemos?

Aunque la cesta de la compra es más cara que en España, siempre puedes optar por supermercados low cost o recurrir a los tradicionales mercados de frutas y verduras que ofrecen una excelente calidad a precios asequibles.

Los restaurantes son caros en general: un plato principal puede rondar los 25 euros y los entrantes oscilan entre los 6 y los 10. Una buena opción para comer bien sin arruinarte son los cafés donde puedes degustar la sopa del día y un sándwich o los populares take away. Comer un menú en una cadena de hamburguesas cuesta alrededor de 7,50 euros.

Y por supuesto no podemos dejar de recomendarte el llamado irish breakfast, un contundente plato a base de judías, huevo frito, salchichas, bacon, alubias, tostadas, tomates, patatas y morcilla (black pudding) que puedes degustar por 8 o 10 euros. Aunque se conozca como desayuno inglés puedes comer este típico plato a lo largo del todo el día en los llamados all day breakfast acompañado de un té Barry, Lyon o Bewleys por 2 o 3 euros más. Y, si todavía te quedas con ganas y quieres acompañarlo de un trozo de tarta o un muffin, pagarás 3,50 euros adicionales.

¡Bon appétit y feliz estancia!

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.